My Community
*

-no title-

Teru Mikami
3204 Posts

p-chan
2162 Posts

greg
741 Posts

Sasori
594 Posts

zukito
414 Posts

Recent

Welcome, Guest. Please login or register.
May 14, 2021, 03:53:52 PM

Login with username, password and session length

Members
  • Total Members: 3856
  • Latest: leon
Stats
  • Total Posts: 19067
  • Total Topics: 4241
  • Online Today: 23
  • Online Ever: 1457
  • (January 29, 2013, 12:23:16 PM)
Users Online
Users: 0
Guests: 16
Total: 16

DrPchan o la historia de una jefatura

Discussion started on Discusiones Generales

Bueno, como la sección de blogs quedó enterrada en el archivo de la década pasada (My Good Lord, el periodo 2001-2020 ya es la faquing década pasada, *feeling old*), publicaré en esta hermosa sección de discusiones generales lo que debería ir en el blog de p-chan.

Desde el 19 de febrero próximo pasado estoy ocupando la jefatura de mi oficina, una unidad por demás interesante y que pertenece a la mejor Universidad de Bolivia (o por lo menos ese criterio se colige de su posición en los rankings), así que imagínense a este inocente y tímido moderador de foros en el rol de autoridad administrativa.

El universo que abarca mi trabajo es más o menos de 80mil estudiantes, 3mil docentes y como 2mil administrativos (eso sin contar los contratos no laborales y de postgrado, con esos digamos que se disparan las cifras), distribuidos entre el área central, las trece facultades, canal trece, las sedes rurales y un par de institutos de postgrado (CIDES, CEPIES y etcéteras).

Mi misión, procurar el cumplimiento de las normas nacionales y los reglamentos universitarios en todos los asuntos de la vida universitaria, logrando los objetivos administrativos y académicos y evitando que mis autoridades y compañeros de trabajo resulten con imputaciones, reproches, sanciones o repeticiones por el ejercicio de sus funciones.

Prácticamente ese es mi actual rol, la jefatura de asesoría jurídica, una unidad con 14 dependientes, casi todos abogados (11 abogados y 1 estudiante de derecho, 2 ajenos al mundo del derecho en lo que a formación se refiere), todos muy profesionales, desde nuestro portero mensajero hasta el asesor más antiguo (más de 40 años en el cargo y que ha sido jefe como 14 años en gestiones anteriores a la mía y de mis tres predecesores inmediatos).

Pues bien, la naturaleza de mis funciones me impide entrar en muchos detalles de casos, pero sí puedo hablar de mis sentimientos. Por ejemplo, hay días en los que me siento la persona más afortunada, rodeado de amigos, de mi familia laboral, de quienes hacen posible seamos considerados la élite debido al buen desempeño y trabajo ideal. Pero también están los otros días, aquellos en los que aflora mi peor parte, mi furia, en los que grito y mando a la punta de un cuerno a quien se me atraviese porque no falta esa imprudencia, impericia o simplemente negligencia que arruina todo y genera conflictos, no interpersonales (que se pueden resolver con diálogo y comprensión la mayor parte del tiempo), los conflictos que generan responsabilidad laboral, aquellos que provocan responsabilidad a mis autoridades y daño a mi institución.

¿Qué hacer en esos momentos?

Por su parte, como buen ser humano que soy he metido la pata hasta el cuadril. Prácticamente arruiné muchas cosas y actué de manera tal que afecté a amigos. Vale, me pueden decir que no era nada ilegal y demás etcéteras, pero eso no quita lo más importante, fui descuidado y descortés.

Así empieza este pseudoblog que espero ir editando, próximamente con detalles más concretos.
#1 - April 12, 2021, 12:35:40 PM

Actualiceison:

Estoy a pocos días de concluir mi aventura como jefe, eso me llena de alegrías y tristeza.

Alegre porque se cumplió el objetivo principal de mi mandato: ¡Tenemos autoridades electas! Triste porque ya no gozaré de tan buen sueldo T_T

Alegre porque, en retrospectiva, no lo hice tan mal, podemos decir que fue una gestión con más aciertos que desatinos y más logros que reproches. Triste porque siento que fue prematuro, que aún no alcanzo la madurez suficiente para asumir un cargo así a largo plazo.

Alegre, por mi equipo, mi familia, las personas que hacen de esta oficina la mejor e hicieron que mi jefatura sea más que llevadera. Triste porque no sé qué me deparará el futuro.

Ansioso, porque tengo que tomar decisiones, aunque no sé cuándo toque hacerlo.

No existe certeza de la fecha exacta de mi salida, pero estoy convencido que será entre el viernes de esta semana y el viernes de la semana siguiente. Veremos qué pasa.

:D
#2 - April 19, 2021, 05:45:50 PM

Bueno, el ciclo por fin se cerró.

Tuve incontables respuestas redactadas a este hilo que jamás subí, algunas porque simplemente no me gustaron, otras por prudencia, otras por reserva que el cargo me obligaba a mantener y muchas más por cobardía.

Lo importante, mi jefatura concluyó y por decisión personal, también la etapa de 10 años de relación laboral con la UMSA. Desde el 2011 formé parte de las filas de administrativos eventuales, que año tras año nos "renuevan" contrato cada vez en una modalidad distinta, así no laboralizan una relación a tiempo indefinido.

¿Qué se puede decir después de todo esto?

1.- Envejecemos demasiado rápido, pero tampoco terminamos de madurar muchos aspectos. Vivir los distintos roles dentro de una entidad tan grande como la UMSA, provoca que aprecies el trabajo desde perspectivas muy contrarias, lo cual ayuda a tratar mejor a las personas con tolerancia (pero también que pierdas la paciencia más fácilmente en situaciones que antes te resultaban de lo más normales)

2.- La familia laboral, esa familia que haces en tu oficina  compuesta por personas que ves ocho o más horas diariamente, dejan una huella muy profunda en ti, pero también puedes seguir sin ellos. Duele alejarse, pero también resulta saludable hacerlo.

Uno se acostumbra al apoyo de muchas personas, al filtro que hacen con tu trabajo, evitando errores y obteniendo productos más seguros, fortaleciendo todo como equipo. Pero la vida fuera, litigar solo, ser independiente, pues hace que debas tener más seguridad en ti, lo contrario, afecta tu imagen, los derechos de tus clientes y todo tu trabajo.

3.- Siento temor e imagino a todas las personas que se lanzan con un miedo similar. Ya no tengo un sueldo "seguro" a fin de mes. El miedo de ir a banca rota o de no lograr subsistir es un murmullo constante en tu oreja. Sé que todo negocio o inicio en un oficio conlleva riesgos y que uno debe prepararse para superarlos, pero igual, la ansiedad, el nerviosismo, todo lo que significa que dependes de tu capacidad, destrezas y suerte, hacen que más de una vez al día te detengas y de cierta forma contemples el vacío.

4.- Me siento feliz por el paso dado: Pues sí, miro hacia atrás y aprecio los errores, aciertos, victorias y derrotas. Me pongo nostálgico al pensar que quedan asuntos pendientes y más que nada, al extrañar los abrazos y gestos de cariño de mi ex familia laboral, pero siento felicidad. Ahora emprendo un nuevo rumbo, un camino distinto que me otorga libertades.

Cuando trabajo como dependiente siento que me ato a la institución que me acoge, la priorizo sobre casi todo, afectando muchas veces mi vida privada. En la profesión libre, pues es un poco al revés, te debes a los plazos y a actuados, pero no tienes que estar pendiente del 100% de las cosas ni de otras decisiones de tus clientes, únicamente te avocas a los casos.

El sentirme libre, el saber que puedo hacer lo que me plazca siempre que cumpla con el producto prometido a mis clientes, el hecho de sentirme respaldado por mi nueva familia de oficina (el estudio jurídico que ahora me acoge), es algo indescriptible.

Bueno, con este mensaje cierro la jefatura. Duró casi tres meses, me enseñó mucho y fue el cierre con broche de oro de un ciclo que significó mi vida por 10 años.
#3 - Today at 01:46:42 PM

Members:

0 Members and 1 Guest are viewing this topic.